Skip to content

Con las cartas marcadas

23 abril, 2012

Nuestros gobernantes y sus amigos se enriquecen y nosotros nos empobrecemos. Estamos jugando una partida amañada.

(Artículo publicado en Diario Siglo XXI)

El juego ese que nos venden los medios de comunicación y los partidos políticos con mayorías parlamentarias o aspiraciones a ellas, el llamado ‘juego democrático’ no es, en el actual estado de cosas, sino un conjunto de reglas con dos caras que sirven para que una minoría muy pequeña se enriquezca sin medida a costa de todos los demás, mientras que la inmensa mayoría de los ciudadanos o bien no son conscientes de que esto sucede, o bien no son conscientes de que podría ser distinto, o bien asumen que el esfuerzo para hacer que sea distinto es inasumible.

La única capacidad que percibe el ciudadano que tiene de participar en las decisiones políticas y económicas que le atañen es la de ir un día cada 4 años a elegir un partido que se va a encargar de hacer todo lo que sea necesario o conveniente para el interés de todos. Y esta es la mentira fundamental por la cual todo el edificio democrático y el propio estado de derecho se encuentran, visto desde las necesidades e intereses de la mayor parte de la ciudadanía, en espantosa ruina y apunto de su demolición más o menos controlada.

La realidad que se nos oculta de forma sistemática es que las decisiones de gobierno en todos los ámbitos (estatal, autonómico, local) se preparan en reuniones secretas de muy pocas personas, en las que los intereses de los poderosos son lo principal a defender, y los de la mayoría de la población quedan al margen de la toma de decisiones. El aparente motor de la toma de decisiones suele ser la estadística, el titular o la búsqueda de valoración de ‘los votantes’, pero la realidad es que el motor es el interés particular de un individuo o grupo de individuos, que o bien forma parte del gobierno y se beneficia, o bien es externo a el y paga los dividendos de sus ganancias beneficiando a los que toman las decisiones.

Sin embargo estas afirmaciones resultan prácticamente imposibles de acreditar, puesto que nuestro sistema de gobierno es una maquinaria perfectamente engrasada para que los beneficiarios del trinque no puedan ser cazados. El secreto que envuelve a la mayoría de la información oficial existe precisamente para encubrir las trampas y los desvíos de dinero. La presencia de los partidos (y por ende de los poderes fácticos) en todas las esferas de decisión, no solo en los famosos 3 poderes sino en los sindicatos, los medios de comunicación o asociaciones ciudadanas garantiza que cualquier fisura que se pudiera abrir en esta asociación ilícita para beneficiarse del poder sea sellada al instante.

Pero podemos hallar indicios claros de que esto (el robo sistemático del dinero de todos para quedárselo en muy poquitas manos) está sucediendo de forma premeditada y constante. Las estadísticas de aumento de la riqueza según el poder adquisitivo nos muestran que en los últimos 20 años en España (y en Europa, y en EEUU) son los más ricos los que más dinero han ganado, en proporción, mientras que los más necesitados se han empobrecido de forma clara. La evolución de los salarios tambien nos muestra como en los últimos 12 años los salarios no solo no han crecido sino que han bajado, mientras que los beneficios empresariales y financieros se disparaban.

Y en los meses más recientes estamos asistiendo a dos acciones coordinadas que tienen como objetivo ocultar a la mayor parte de los ciudadanos como suceden en realidad las cosas: La búsqueda del control de todos los medios de comunicación, y la persecución (política, mediática, policial, judicial) de cualquier forma de expresión de disconformidad, desacuerdo, disidencia o rechazo.

Porque esto que estamos viendo y viviendo no es el efecto secundario de ninguna crisis, ni de ningún exceso. Este es el aspecto real de nuestra forma de gobierno, una engañocracia donde siempre son los mismos los que ganan, y siempre somos los mismos los que perdemos. Una forma de sumisión de la inmensa mayoría frente a los tradicionales poderes fácticos: la banca, el clero y los terratenientes, con la ayuda indispensable de la política y la judicatura.

Si queremos que España sea una verdadera democracia habremos de luchar por ello. Este juego está viciado desde que en 1975 se empezó a diseñar, y en 2012 ya es el momento de diseñar un juego nuevo. Una democracia de todos,  con participación de todos y con participación de todos. O echamos a los tramposos de la partida, o siempre se quedarán con nuestro dinero

Anuncios

From → 15M

3 comentarios
  1. Basicamente de acuerdo.. excepto en un punto. las reuniones no son nada secretas. Otra cosa es que haya que leer mucho para saber que el BCE es quien marca la politica monetaria, saber que en una situación como la nuestra quien fija la politica monetaria manda. A efectos practicos es tan importante saber poco de macroeocnomia como cualqueir tipo de desinformación. Lo mismo que saber que los acreedores (los alemanes) tienen un panda de economistas y analistas “peligrosos” alrededor del bundes bank… es abierto, lo puede saber todo el mundo, pero no su relevancia (no por la prensa) En definitiva, las reuniones del BCE son secretas (otra d elas muchas verguenzas, las discusiones de la FED son públicas) pero sabemos la que lian y a qué intereses responden… el hecho que el mundo económico actual no sea sencillo hace el resto. Ideología radical+estupidez+ complejidad del sistema=desastre.

    • Hola Enric, gracias por pasarte y comentar!
      Lo he escrito pensando sobre todo en los políticos y mangantes a escala local. Los tejemanejes con el oligopolio eléctrico, los trazados del AVE, las concesiones de los aeropuertos, las contratas municipales o los PAIs. No me importa tanto que sucede en las reuniones formales de los órganos de gobierno, como que esas sean solo la formalización de otras reuniones que son las realmente decisorias.

      Ya sabiamos que la UE no era democrática. El BCE es lo último y más antidemocrático de la UE, pero … ¿No se suponía que España es una democracia?. Pues no, es una oligocracia, una plutocracia. Un mangoneo de unos pocos centenares de individuos, y una inmensa cortina de humo alimentada con todos los medios de alienación de masas.

      Lo del Euro, lo del BCE, lo de la deuda o lo del déficit … solo son síntomas, como la fiebre. Hay que tratar la enfermedad y la fiebre se irá sola. Mientras los ladrones manden, lo único que harán será robar. Claro.

  2. AndresMartinQ permalink

    Otros países. Otras democracias. Muchas que no tuvieron que “recuperarse” en 1975 de ninguna dictadura. Todas aquejadas de los mismos problemas. Y digo yo: o la democracia es parte del problema y hace falta algo más abierto,fluido y participativo, o no ha existido nunca y lo que mucha gente estos días llama “democracia” es lo que algunos llamaron en algún momento socialismo y otros entendemos como anarquía:la organización libre de la sociedad por la sociedad íntegra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: