Skip to content

[Vídeo] Los ricos no crean empleo, son los consumidores.

14 junio, 2012

Gravar a los ricos … es lo único y más seguro que podemos hacer por la clase media, por los pobres y por los ricos

Transcripción:
“Es asombroso cómo de manera significativa una idea puede dar forma a una sociedad y sus políticas. Consideren ésta.

Si los impuestos a los ricos suben, la creación de empleo va a bajar.

Esta idea es un dogma de fe para los republicanos, y rara vez cuestionada por los demócratas y ha dado forma a gran parte del panorama económico de hoy. Pero a veces las ideas que creemos ciertas son totalmente falsas. Durante miles de años la gente estaba convencida de que la tierra era el centro del universo. No lo es, y un astrónomo que hoy lo siguiera creyendo ejercitaría una astronomía pésima.

De la misma manera, un responsable político que crea que los ricos y las empresas son “creadoras de empleo” y por lo tanto no deben ser gravados, haría una política igual de desastrosa.

He iniciado -o ayudado a iniciar- decenas de empresas e inicialmente contratado a mucha gente. Pero si nadie hubiera podido pagar para comprar lo que teníamos que vender, todos mis negocios habrían fracasado y todos aquellos trabajos se hubiesen evaporado.

Puedo decir con confianza que la gente rica no crea puestos de trabajo, ni las empresas, grandes o pequeñas. Lo que sí da lugar a más empleo es un “círculo de la vida” como un circuito de retroalimentación entre los clientes y las empresas. Y sólo los consumidores pueden poner en marcha este círculo virtuoso de aumento de la demanda y la contratación. En este sentido, un consumidor normal de clase media es mucho más creador de empleo que un capitalista, como yo.

Así que cuando los empresarios toman el crédito de la creación de puestos de trabajo, un poco como si las ardillas se se arrogaran el crédito de la evolución. De hecho, es al revés.

Cualquiera que haya gestionado un negocio sabe que la contratación de más personas es un camino de último recurso, algo que hacemos sólo cuando la creciente demanda del cliente así lo requiere. En este sentido, llamarnos a nosotros mismos creadores de empleo no es únicamente impreciso, sino muy poco sincero.

Es por ello que nuestras políticas actuales están tan dadas la vuelta. Cuando usted tiene un sistema impositivo en el que la mayor parte de las exenciones y las tasas más bajas benefician a los más ricos, todo en nombre de la creación de empleo, lo único que sucede es que los ricos se hacen más ricos.

Desde 1980 la proporción de los ingresos de los estadounidenses más ricos se ha más que triplicado, mientras que las tasas efectivas de impuestos se han reducido en cerca del 50%.

Si fuera cierto que la reducción de las tasas de impuestos y mayor riqueza para los ricos llevaría a la creación de más empleos, entonces hoy día estaríamos ahogando en puestos de trabajo. Y sin embargo, el desempleo y el subempleo se encuentra en niveles récord.

Otra de las razones por la que esta idea está tan equivocada es que nunca puede haber suficientes estadounidenses súper-ricos para alimentar a una gran economía. Los ingresos anuales de la gente como yo son cientos, si no miles, de veces mayores que los de la media americana, pero no compramos cientos o miles de veces más cosas. Mi familia es propietaria de tres coches, y no 3.000. Puedo comprar algunos pares de pantalones y unas camisas al año, al igual que los hombres de la mayor parte de América. Como todos los demás salgo a comer con amigos y familiares sólo ocasionalmente.

No puedo comprar lo suficiente de nada para compensar el hecho de que millones de estadounidenses desempleados y subempleados no se puede comprar ropa nueva o los coches o disfrutar de las comidas fuera. O, para compensar la disminución del consumo de la gran mayoría de las familias estadounidenses que apenas llegan a fin de mes, sepultado por una espiral de costos y atrapado por el estancamiento de los salarios o en descenso.

He aquí un hecho increíble. Si la familia típica estadounidense todavía tuviese hoy la misma proporción de ingresos que tenía 1980, estaría ganando alrededor de un 25% más y tendrían la asombrosa suma de 13.000 dólares más al año. ¿Dónde estaría la economía si ese fuera el caso?

A los capitalistas como yo nos han caído importantes privilegios, por ser percibidos como “creadores de empleo” en el centro del universo económico, y el lenguaje y las metáforas que usamos para defender la imparcialidad de los actuales acuerdos económicos y sociales lo dice todo. Por ejemplo, es un pequeño paso desde “creador de empleo” a “El Creador”. No se ha seleccionado por error este idioma. Sólo es honesto para admitir que llamarse a sí mismo un “creador de empleo” es a la vez una afirmación acerca de cómo funciona la economía y una reivindicación de ese status y esos privilegios.

La extraordinaria diferencia entre el tipo impositivo del 15% sobre las ganancias de capital, dividendos e intereses, y el 35% de tipo marginal máximo en el trabajo de estadounidenses de a pie es un privilegio que es difícil de justificar sin recurrir a la deificación.

Lo hemos estado haciendo al revés durante los últimos 30 años. Los empresarios ricos como yo no crean puestos de trabajo. Más bien son consecuencia de un bucle de retroalimentación eco-sistémico animado por consumidores de clase media, y cuando se desarrollan, las empresas crecen y contratan, y los propietarios se benefician. Es por ello que gravar a los ricos para pagar en inversiones que beneficien a todos es un trato fantástico para la clase media y para los ricos.

Así que aquí hay una idea que merece la pena difundir

En una economía capitalista los verdaderos creadores de empleo son los consumidores de clase media y gravar a los ricos para hacer inversiones para que la clase media crezca y prospere. Es lo único y más seguro que podemos hacer por la clase media, por los pobres y por los ricos.

Gracias.”

El vídeo anterior y la transcripción que lo acompaña corresponden a una charla que el el super-rico empresario de Seattle Nick Hanauer dio en la serie deprestigiosas conferencias TED. La web de TED decidió no publicarla y ,comprensiblemente, recibió acusaciones de censura por motivos ideológicos que se extendieron rápidamente e hicieron que desde el blog oficial se publicara TED and inequality: The real story a modo de explicación. La explicación resulta razonablemente comprensible (aducen parcialidad y falta de calidad en la evaluación que hizo el público presencial) pero … un enlace al final del artículo a la revista Forbes (mundialmente conocida por la lista anual de megaricos) en la que se manipula la propia explicación de TED y se descalifica la charla y al ponente, pone de nuevo en guardia frente al bastante claro intento de censura (burlado una vez más por internet con el efecto Streisand)

Resumido, que lo que un superrico que se define a si mismo como capitalista nos dice en la charla es:

la gente rica no crea puestos de trabajo, ni las empresas, grandes o pequeñas

En una economía capitalista los verdaderos creadores de empleo son los consumidores de clase media”

gravar a los ricos … es lo único y más seguro que podemos hacer por la clase media, por los pobres y por los ricos

Anuncios

From → Mundo, Vídeos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: