Skip to content

Howard Zinn: Pasajes de “Nadie es neutral en un tren en marcha”

7 octubre, 2014

Zinn es un gran historiador y pensador crítico americano. Es uno de esos referentes del que necesitaríamos tener en España a alguien en su estela, con su forma crítica y valiente de ver las cosas, de mirar hacia lo pequeño y lo cotidiano, para contarnos la cadena de injusticias de que está hecha la cotidianeidad, en todos los periodos de nuestra  historia.

Creemos lo que creemos, mayoritariamente, porque las mentiras están muy bien urdidas y nos las han contado hasta la saciedad. Y porque nos han ocultado las verdades de forma premeditada y sistemática. ¿Por qué y quienes? Para beneficio de muy poquitos, de esos que de una forma u otra acaban siendo una especie de velo de poder que se extiende por todos lados.

Esa va a ser siempre la revolución pendiente, la próxima revolución: que la inmensa mayoría, todxs, por así decirlo, tenga derecho a justicia, a dignidad, a memoria, a historia. Claro que pan y paz, claro que tierra y libertad. Hoy aquí, como ayer en todos lados, el trabajo que hay para hacer es el mismo: bajar del caballo a los que nos cocean, dejar suelto al caballo para que deje de cocear y hacer que las prácticas habituales de consideración y respeto que se dan mayoritariamente en entornos amistosos y familiares sean la forma de gobierno porque seamos parte al tiempo de una sociedad y de una forma de toma de decisiones políticas y económicas para todos.

No vamos a ganar nada distinto si no perdemos lo que nos ha traído hasta aquí. Un futuro distinto, mejor, con una vida digna para cada persona solo es posible si por el camino nos dejamos el sectarismo, el personalismo, la envidia, la desconfianza, los intereses de grupitos en contra de la mayoría, el beneficio personal. Los que están en la vanguardia de la acción política son los primeros responsables de obrar ese cambio en ellos mismos. Pero al mismo tiempo cada uno de los que nos sintamos llamados a formar parte de ese cambio también tenemos la obligación de hacerlo así.

En fin, que nada nuevo haremos con pensamiento viejo. Y el pensamiento viejo no es el que lleva tiempo que está pensado, sino el mismo tipo de pensamiento que ha construido y mantenido esta sociedad. Ni esta moral, ni esta ética (las reales), ni esta ideología ni esta economía nos va a sacar de este agujero. Para eso está la historia, para que estudiemos los fracasos de ayer que hoy deben ser éxitos.

De eso no se habla

I.-

Nuestros héroes militares –Andrew Jackson, Theodor Roosevelt- fueron racistas, exterminadores de indios, amantes de la guerra e imperialistas. En cuanto a nuestros presidentes más liberales –Jefferson, Lincoln, Wilson, Roosevelt, Kennedy-, estaban más interesados en el poder político y en la grandeza nacional que en los derechos de la población que no era blanca.

 

Los héroes de la historia eran, para mí, los granjeros de la Rebelión de Daniel Shays (Shays’ Rebellion), los abolicionistas negros que violaron la ley para liberar a sus hermanos y hermanas, los que fueron a la cárcel por oposición a la Primera Guerra Mundial, los trabajadores que organizaron huelgas contra el poder de las corporaciones desafiando a la policía y a la milicia, los veteranos de Vietnam que se manifestaron abiertamente contra la guerra, las mujeres que reclamaban un nivel de igualdad para su sexo en todos los órdenes de la vida.

 

 

Ver la entrada original 748 palabras más

Anuncios

From → 15M

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: